martes, 11 de agosto de 2009

TRAJE TIPICO DE RINCÓN DE TAMAYO

Rincón de Tamayo no tiene un traje típico que lo identifique, pero hemos tomado como traje típico el de el poblado de Canoas, que se encuentra a 3 Klm. de distancia de Rincón de Tamayo.
“El estado de Guanajuato no tiene traje típico que lo identifique pero se tienen datos que existen 2 trajes con antigüedad de más de 100 años:

El de GALEREÑA y el de CANOAS. Por lo tanto se tomo como traje típico de Tamayo y de Guanajuato el de Canoas, que es descrito por el padre Francisco de José Rodríguez que dice: los hombres vestían ropa blanca de manta grueso con chamarra de lana y huaraches muy elegantes o zapatos muy fuertes de muy buena ensucladura, usaban una especie de pantalones que se llamaban calzones de gamuza con botonadura de plata o de metal, sombreros de palma o de lana de copa baja y de falda muy ancha , con toquillos de varias materias, un cinturón llamado canana provisto de varias bolsas para guardar la piedra de lumbre, el eslabón y la rosca, pues no existían los cerillos.
En el libro “Imagen de Celaya” Abigail Carreño da una descripción detallada del traje de la mujer y dice que :
“Consta de un blusón o saco, confeccionado con tela brillante de cualquier color. Es de cuello alto y los adornos son caprichosos. Se puede encontrar con alforzados de pechera, rematadas con las bandas . chaquiras o espiguillas , así como terminado con labras de crochet. Las mangas van un poco debajo del codo y se rematan con encajes.
La falda es de bayeta o filtro rojo. La enagua de abajo es de manta muy cerrada. En la bayeta lleva bordados de ondas festonadas y alegóricas de punto de cruz en negro, o bien de tela conocida como mascota, trabajada con deshilados y bordados.
El peinado es con partido en medio, recogido el cabello con un “chongo” o “molote” , muy a la usanza española, para poderse colgar el sombrero que era de capa muy alta y a los de regular tamaño, adornos con rosas de listones en los lados, dejando caer tiras de listón del mismo sombrero,. Al cuello adornaban con auténticos corales o cuentas de papelillo.
Originalmente se ponían un “tapolo” de seda negro, con rosas bordadas, pero con el tiempo este fue el suplido por el hermoso reboso mexicano, usaban cinco pañuelos. El de la cabeza, el del cuello, el de la cintura, el freno del caballo y el de la cuarta para el animal, pues eran magnificas amazonas, usaban botines tipo borceguí en charol.”[1]

[1] IMAGEN DE CELAYA (Segunda edición), Recopilación Histórica de Abigail Carreño de Maldonado. México 1992.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada